Pagos móviles y el problema de la estandarización (el caso del Reino Unido)

Los pagos móviles están siendo frenados por la falta de estandarización. La industria del móvil del Reino Unido se ha animado con el lanzamiento de Pingit, que permite a los clientes de Barclays a usar sus teléfonos móviles para enviar dinero a otros usuarios de teléfonos móviles. Sin embargo, a pesar de estos avances los consumidores en el Reino Unido  siguen presentando niveles bajos de adopción de pagos móviles en comparación con otros países, tanto desarrollados como en desarrollo.

El Reino Unido tiene un sistema bancario con una regulación sustancial y muchas otros problemas  que como resultado interfieren en le despegue de la banca móvil y servicios de pagos en el Reino Unido.

En 2011, el mercado británico se vio animado con la concurrencia de Google Wallet, Square, o  el sistema de pago del circuito cerrado de la talla de Starbucks. A esto se une la alianza de  Vodafone, O2 y Telefónica, en un consorcio de telecomunicaciones que se encuentra actualmente en conversaciones con la Comisión Europea para establecer una empresa conjunta. La iniciativa, denominada “Proyecto de Oscar” pretende crear una plataforma única para los sistemas de pago móviles.

En este contexto la falta de estandarización ha sido uno de los principales obstáculos para desarrollo de pagos móviles. Hay muchas formas de pagos móviles: lectores móviles de tarjetas sin contacto y  billeteras o monederos móviles y aplicaciones de pago. En segundo lugar, hay muchos “actores” implicados, incluidos los bancos, operadores de redes móviles, minoristas y fabricantes de teléfonos móviles, por nombrar sólo algunos.

El debate en torno al elemento de seguridad es sólo un ejemplo de la falta de consenso que se está paralizando el desarrollo de la industria de pagos móviles. El elemento de seguridad es un elemento criptográfico independiente dentro de un teléfono móvil que puede almacenar datos de forma segura. Aquí entra en conflicto la preferencia de las instituciones financieras para que  las aplicaciones móviles de pago que se inclinan por insertar en el  chip, mientras que los operadores de redes móviles estarían a favor de la tarjeta SIM. No obstante, los esfuerzos del Proyecto Oscar para implementar una plataforma común son ciertamente prometedores.

Hasta ahora los estándares y la falta de un acuerdo sobre los procesos y la infraestructura necesaria para los pagos móviles, el número de tecnologías diferentes y los participantes de la industria hacen previsible que el mercado seguirá siendo complejo y fragmentado. Sin la interoperabilidad, la puesta en marcha y la adopción de servicios de pagos móviles será  previsiblente lento.

Sin embargo, a pesar de los retos de negocio, hay otras preocupaciones de los consumidores que están obstaculizando el crecimiento de la popularidad de los servicios de pago móviles. En el  periódico Daily Telegraph se hizo una encuesta sobre la puesta en marcha de Pingit, de 1.500 opinones emitidas, sólo la mitad expresó su confianza en la banca móvil y los pagos móviles desde un punto de vista de seguridad. Irónicamente, sin embargo, los teléfonos móviles son mucho más seguro que la gente piensa. Las aplicaciones móviles pueden proteger los datos mediante cifrado, el usuario solo tiene que utilizar la aplicación con una contraseña simple pero segura. Cuando hay problemas con la seguridad,  se suelen resolver rápidamente. Sirva como ejemplo la reciente alarma de seguridad, en Google Wallet. Este incidente causó algunas preocupaciones instantáneas. Sin embargo, después de desactivar el servicio de prepago durante un período, Google publicó un parche de seguridad y el servicio normal se ha reanudó sin problemas.

Sin embargo, muchos de los mitos sobre la falta de seguridad en  el móvil todavía existen y depende de la industria para educar a los consumidores acerca de la realidad. Incluso entonces, sólo con el tiempo y el conocimiento – como ha sucedido con la banca en línea – se logrará que los consumidores se sientan cómodos con los pagos móviles.

Con las billeteras o monederos de los primeros móviles con NFC y con amplias prestaciones que se ligarán a los  Juegos Olímpicos de Londres 2012  quizás constituyan el escenario para mostrar lo que la banca móvil y los pagos móviles pueden realmente ofrecer.

http://www.wired.co.uk/news/archive/2012-04/12/whats-holding-mobile-payments-back

X

Añadir Comentario

Comentarios