Los beneficios de la banca podrían reducirse considerablemente en 2020

Según un informe elaborado por McKinsey sobre la situación de los bancos en todo el mundo, los beneficios de la banca podrían verse reducidos en algunas regiones hasta un 30% en tres años.

El informe, titulado “A brave new world for global banking: McKinsey global banking annual review 2016”, señala que factores como una economía global débil, la digitalización y los cambios regulatorios, podrían amenazar considerablemente la rentabilidad del sector a corto plazo.

 

Los beneficios de la banca podrían reducirse considerablemente en 2020

 

Según el informe, los bancos de los países desarrollados serán los más afectados, pero los de las regiones emergentes también son vulnerables, especialmente, a los ciclos de crédito.

La digitalización reduce las comisiones y, como consecuencia, también los márgenes de beneficios de muchos sectores. Aquellos sectores que basan su negocio en el cobro de comisiones, como la banca, serán los más afectados.

Dentro del sector bancario, se resentirán especialmente:

  • Los pagos
  • La financiación al consumidor
  • Y la gestión de patrimonios

Los bancos de todo el mundo deberán renovarse y reorientar su negocio para poder contrarrestar esta tendencia.

 

Previsiones del informe por regiones

Japón y EE.UU.

Según McKinsey, de todos los mercados desarrollados, el sector bancario de los EE.UU. parece ser el mejor posicionado para superar las dificultades que están por venir y la reciente elección de Trump ha mejorado sus expectativas, ante la posibilidad de se realicen cambios que propicien un entorno regulatorio menos estricto.

Los bancos japoneses y estadounidenses podrían perder entre 1.000 y 45.000 millones de dólares en beneficios de aquí a 2020, dependiendo de la magnitud de la disrupción digital.

Sin embargo, tras una mitigación, su rentabilidad bajaría sólo entre un punto porcentual y un 8% en el caso de los bancos estadounidenses y un 5% en Japón.

Europa y Reino Unido

Los bancos europeos y del Reino Unido parecen estar en peor situación, según el informe, al estar en riesgo el 31% de sus beneficios o 35.000 millones de dólares. Y este no es el peor de los escenarios.

Con una disrupción digital severa, sus beneficios podrían reducirse prácticamente a la mitad, pasando de los 110.000 millones actuales a 50.000 millones de 2020; y el retorno sobre el patrimonio (ROE) podría caer al 1 o 2% hacia la misma fecha, incluso tras aplicar diversas medidas de mitigación.

Mercados emergentes

Los bancos de los mercados emergentes son estructuralmente más rentables que los de los mercados desarrollados, con un ROE muy por encima del 10% del costo del capital en la mayoría de los casos, pero vulnerables a los ciclos de crédito.

En Brasil, China y Rusia, la banca podría perder hasta 50.000 millones en beneficios, de los cuales 47.000 millones corresponderían solo a China.

Y en un escenario de crecimiento más lento el resultado podría ser aún peor, con posibles pérdidas adicionales de hasta 250.000 millones de dólares, de los cuales, según McKinsey, 220.000 millones corresponderían a China.

No obstante, el informe estima que los bancos chinos, con unos beneficios actuales de 320.000 millones de dólares, podrían asumir esas pérdidas.

 

Reducción de comisiones y márgenes de beneficio en % por subsectores en cada región

 

Sectores bancarios en los que los beneficios podrían reducirse considerablemente en 2020

Fuente: McKinsey&Company

Se puede consultar más información sobre el informe en el siguiente enlace: mckinsey.com

 

Seguir leyendo:

X

Añadir Comentario

Comentarios