Corda, la plataforma blockchain de los bancos y R3 será de código abierto

Corda, la plataforma blockchain desarrollada por un consorcio de más de 70 instituciones financieras de todo el mundo liderado por la fintech R3, será de código abierto (open-source) en un intento porque se convierta en el estándar del sector para esta nueva tecnología emergente.

Corda, la plataforma blockchain de los bancos y R3 será de código abierto

Se trata de la mayor iniciativa de desarrollo conjunta hasta la fecha en el sector financiero.

La tecnología blockchain

La tecnología blockchain, que surgió inicialmente como base de la ya famosa criptomoneda virtual Bitcoin, se está aplicando ahora en numerosos sectores con diversos fines. Entre ellos, como sistema de compensación y procesamiento de transacciones a través de Internet.

Básicamente, esta tecnología permite crear un registro distribuido en red, inmutable y transparente de cualquier conjunto de datos. Desaparecen, así, los intermediarios y, con ellos, también sus comisiones, al ser los propios miembros de la red quienes verifican cada transacción almacenada en la blockchain.

Paralelamente, al no haber una autoridad central que custodie los datos no es posible hackearla. De este modo, los registros basados en tecnología blockchain son más seguros y baratos que los convencionales.

Los bancos también han visto los beneficios de esta tecnología que calculan les podría ahorrar mucho dinero, además de permitirles realizar sus operaciones de forma más rápida, eficiente y transparente.

Corda, la plataforma blockchain de los bancos y R3

La plataforma Corda utiliza la misma tecnología que Bitcoin, pero restringe el acceso a los datos de las transacciones y puede manejar transacciones más complejas, incluyendo contratos inteligentes.

Además, ha sido desarrollada específicamente para el mundo financiero permitiendo, por ejemplo, el procesamiento de los pagos o de valores y derivados.

La iniciativa se dio a conocer a mediados de septiembre del año pasado. Entonces eran solo 9 los bancos que respaldaron el proyecto de R3. Sin embargo, en solo dos semanas se sumaron otros 13, pasando a ser 22 los bancos implicados.

Posteriormente, en febrero de 2016, la cifra subió a 40 y, desde entonces, la iniciativa no ha parado de ganar adeptos hasta superar la actual cifra de 70 instituciones financieras integrantes.

No es extrañar tanto interés si tenemos en cuenta que el Foro Económico Mundial prevé que la blockchain se convertirá, a la larga, en el “corazón” del sistema financiero mundial. Y numerosos expertos se han sumado a su pronóstico.

En este sentido, no parece que haya muchas dudas de que la blockchain ocupará un lugar importante en el futuro del sistema financiero. Lo que todavía no está claro es qué desarrollo conseguirá consolidarse como estándar. Habrá que ver si finalmente es Corda o no.

El código de Corda se hará público el 30 de noviembre como parte del proyecto Hyperledger, un proyecto multidisciplinar dirigido por la organización sin ánimo de lucro conocida como Linux Foundation y cuyo objetivo es el de avanzar en tecnología blockchain desarrollando unos estándares comunes.

La fintech R3, artífice de la iniciativa en torno a la cual se han ido sumando las más de 70 instituciones financieras, espera que la plataforma Corda se convierta en el estándar para el sector y que muchas otras compañías se animen a crear nuevos productos basados en ella.

“Queremos que otros bancos y empresas innoven desarrollando productos basados en la plataforma, no que todo el mundo cree su propia plataforma… porque, de lo contrario, acabaremos con una gran cantidad de islas que no pueden comunicarse entre sí”, señaló el ingeniero jefe de R3, James Carlyle, para Reuters.

“Si tenemos una plataforma con gran cantidad de productos sobre ella, entonces tenemos algo más parecido a la Internet, donde a pesar de haber innovación, todavía nos podemos comunicar entre nosotros”.

Por el momento, ya tiene detractores, que alegan que esta plataforma se parece muy poco a la blockchain, al haber sido modificada para satisfacer las necesidades y los intereses específicos de los bancos y sus accionistas. Eso ha generado bastante desconfianza, ante la duda de que los intereses de los bancos puedan coincidir con los de los consumidores.

En cualquier caso, la publicación del código en abierto podría despejar parte de estas dudas al permitir analizar detalladamente su funcionamiento.

Se puede consultar más información sobre Corda en la web del Consorcio R3 CEV.

Fuentes:

 

Seguir leyendo:

Guardar

Guardar

Guardar

X

Añadir Comentario

Comentarios